Niño intenta vender su juguete favorito para salvar a un perro

Un niño de nueve años tiene sus prioridades muy claras, luego de intentar vender su patineta para rescatar a un perrito callejero malherido.

Mauco Abeiro es un niño de nueve años de edad que podrá no tener mucho en cuanto a posesiones materiales se refiere, pero su espíritu generoso le cambió la vida a una criatura que verdaderamente lo necesitaba.

La semana pasada, mientras jugaba con su hermano menor, Mauco se hizo amigo de un perrito herido que vive en las calles cercanas a su hogar en Guaymallén, Argentina. En vez de dejar al perrito a cuidar de sí mismo y de lo que parecía ser una patita rota, Mauco decidió cargar con el can de vuelta a casa, a pesar de que su familia apenas y tiene suficiente para comer.

“Yo les había dicho que no podíamos tener mascotas, porque estamos en una situación económica bastante mala”, dijo Laura, la madre de Mauco.

“No podíamos costear tratamientos para el perro. Pero un día llegó Mauco de la escuela y dijo muy firme, ‘Mamá, voy a vender mi patineta para llevarlo al veterinario'”.

La patineta era uno de los juguetes favorites de Mauco, pero estaba dispuesto a cederla si eso significaba salvar la vida del perrito. Así que decidió recurrir a la web para publicitar su oferta.

Aparentemente, nadie estaba interesado en comprar la patineta del joven Mauco — pero eso no detuvo a su sencilla publicación de hacerse viral. En cuestión de días, fue compartida miles de veces por personas conmovidas por el gesto amoroso de Mauco hacia el perrito.

Hola soy Mauco hijo d Laura. Ella me presto su face x q yo no tengo. Miren este perrito lo encontré en la calle, esta…

Posted by MLau Jorge on Tuesday, November 22, 2016

“Nos habló gente de todo el mundo”, dijo Laura. Y con ellos vino el suficiente apoyo financiero como para darle al perro la ayuda que tanto necesitaba.

A fin de cuentas, Mauco no tuvo que separarse de su preciada patineta. Y ese perro callejero, quien días antes no tenía ni un amigo en todo el mundo, ahora tiene mucho más que eso. Mauco lo ha bautizado Rocco. Sigue recuperándose de su pata rota, pero ahora ese camino no lo tendrá que recorrer solo: es parte de una familia.

Total
0
Shares